BIBLIOTECA HORTICULTURA

BIBLIOTECA HORTICULTURA

Control de las condiciones de almacenamiento de la patata para mantener sanos los tubérculos

Control de las condiciones de almacenamiento de la patata para mantener sanos los tubérculos

Un artículo de TOLSMA GRISNICH

Durante el período de verano, a menudo recordamos bien cómo fue la temporada de almacenamiento anterior. Mientras tanto, la nueva cosecha de patatas (papas) está creciendo en el campo y todavía podemos hacer pequeños ajustes para el próximo período de almacenamiento que comenzará nuevamente en unos meses. Además de la técnica de almacenamiento correcta, el manejo correcto es al menos igual de importante.

Cuándo y cuánto tiempo será necesario para secar los tubérculos y cómo hacerlo, son claves para el comportamiento futuro. ¿Con qué rapidez se puede bajar la temperatura? Y si hay tubérculos enfermos, ¿cómo debemos manejar el secado y el enfriamiento? En este artículo, de TOLSMA GRISNICH, se brinda información sobre las enfermedades de almacenamiento más comunes y cómo tratarlas si se detectan durante el almacenamiento.

Las enfermedades por almacenamiento no se pueden ver como algo independiente del período de crecimiento antes del almacenamiento. Dado que las patatas se plantan en diferentes tipos de suelo en diferentes climas, a menudo bajo riego, muchos organismos tratan de aprovechar los tubérculos como fuente de alimento. Esto lo pueden hacer los animales salvajes que realmente desentierran los tubérculos para comerlos, pero la mayoría de las veces los organismos que atacan los tubérculos ni siquiera son visibles y su número es abrumador: bacterias, hongos, virus, insectos y nematodos.

Cuando existen condiciones climáticas óptimas, las bacterias y los hongos pueden causar daños graves, lo que puede provocar la pudrición o pérdida adicional de humedad durante el período de almacenamiento.

La mayoría de las veces, no causarán grandes problemas durante el almacenamiento cuando solo hay un pequeño porcentaje de tubérculos afectados. Pero durante fases específicas de almacenamiento, las condiciones climáticas pueden ser muy favorables para la expansión de una bacteria u hongo específico.

En este artículo nos centraremos en una serie de enfermedades de la patata que pueden causar graves problemas durante el período de almacenamiento. Algunos problemas ocurrirán con mayor frecuencia en las patatas de siembra y otros en las patatas de consumo, en fresco o procesadas.

Esta distinción debe hacerse y tiene dos razones. Los requisitos de calidad para la semilla, el consumo en fresco o el procesamiento son diferentes y las condiciones de almacenamiento también lo son. Entonces, aunque hablamos siempre de patatas, es necesario comentar diferentes enfermedades de almacenamiento.
 

Tizón tardío
El tizón tardío de la patata es la enfermedad más conocida; causada por el hongo Phytophthora infestans, afecta a los tubérculos tanto en el campo como durante la cosecha / almacenamiento. Existe un mayor riesgo de infección de tubérculos en suelos húmedos y pesados.

La infección del tubérculo se reconoce primero por el cambio de color a azul en algunas manchas de la piel de la papa. Después de un tiempo, las manchas se secan y la superficie se vuelve áspera y con nudos. El color del tejido afectado cambia a color óxido.

La afección del tubérculo por tizón tardío suele ser seguida por otros tipos de podredumbres (hongos y bacterias) que provocan la pérdida de humedad.

Debido al peso / presión de los tubérculos que están encima, la humedad puede comenzar a filtrarse de los tubérculos en deterioro. Esta humedad libre es peligrosa porque las bacterias y los hongos pueden propagarse fácilmente y afectar a otros tubérculos sanos.

Los hongos comenzarán a esporular en los lugares afectados y húmedos y, mediante la ventilación, esto se esparcirá fácilmente por el almacenamiento.

Las diferentes etapas no siempre son fáciles de ver, por lo que cuando ha habido una infección durante el cultivo, es necesaria una inspección minuciosa de los tubérculos antes (durante) la cosecha para saber exactamente qué porcentaje de los tubérculos está afectado. Si es demasiado alto, tal vez la mejor decisión sea no almacenar tal cultivo o al menos solo por un período muy corto.

Dependiendo de cuántos tubérculos afectados se almacenen, el tizón tardío puede mantenerse bajo control secando regularmente la humedad que gotea de los tubérculos. El deterioro del tubérculo por el tizón tardío es un proceso lento y puede durar hasta 20 semanas. Esto significa que el secado continuo no es necesario y no es deseable porque también deshidratará los tubérculos sanos. El secado regular, por ejemplo, dos veces al día durante una hora, puede fácilmente mantener secos los tubérculos circundantes y evitará una nueva esporulación.

Pero esto debe hacerse durante 20 semanas, lo que significa que la temperatura de la patata debe mantenerse a un nivel tal que siempre se pueda usar aire exterior para esto. Por lo tanto, el consejo es no enfriar los tubérculos demasiado rápido. Las patatas frías siempre son difíciles de secar.

Cuando no hay posibilidad de secar con aire exterior y el almacenamiento está equipado con un sistema de refrigeración, al menos se debe considerar disminuir la humedad deteniendo el sistema de humidificación. Junto con la ventilación / circulación, esto al menos favorecerá la evaporación de la humedad libre. La temperatura de la papa debe mantenerse por debajo de los 15°C porque el crecimiento óptimo de hongos es entre 15 y 20°C.
 

Podredumbre bacteriana
La pudrición del tubérculo de la patata o la podredumbre húmeda es causada por bacterias. En la papa, el género de la bacteria Erwinia es el implicado más comúnmente en la podredumbre de las patatas.

El problema es que estas bacterias Erwinia son altamente contagiosas y pueden estar presentes de forma latente durante mucho tiempo.

La mejor forma de evitar problemas con la podredumbre húmeda es el uso de semilla sana, certificada y cuidando el cultivo de tal manera que la lluvia excesiva se elimine rápidamente para que no ocurra falta de oxígeno en el caballón.

Las condiciones húmedas y anaeróbicas son ideales para este grupo de bacterias Erwinia. Las papas comenzarán a pudrirse muy rápidamente y pueden comenzar a perder humedad de tal manera que se puedan encontrar encharcamientos en el piso o en los conductos de aire debajo del piso.

Una vez más, la inspección antes de la cosecha de las patatas en el caballón de cultivo es el mejor consejo para evitar problemas de almacenamiento posteriores.

Sin embargo, si se encuentra un número limitado de tubérculos podridos durante la cosecha, el consejo es encender los ventiladores sin demora. El objetivo debe ser secar la humedad (80% del tubérculo) lo más rápido posible.

De hecho, esto solo se puede hacer si las condiciones exteriores son adecuadas para calentar el aire frío con un calentador para crear una alta velocidad de secado.

El secado solo se puede hacer rápidamente utilizando aire exterior frío que se calienta con el calor de las patatas y, por lo tanto, se crea un gran déficit de humedad para absorber la humedad de los tubérculos en descomposición.

La desventaja es que al usar aire frío, las patatas se enfrían y la velocidad de secado disminuye. Por lo tanto, se necesita calor adicional para mantener las papas a una temperatura tal que haya suficientes posibilidades de que se sequen durante el día. Esta temperatura debe rondar los 15°C, al menos por debajo de los 18°C pues esta es la temperatura óptima de expansión de la bacteria Erwinia.

El proceso de secado debe inspeccionarse dos veces al día y programar la computadora de control de climatización al máximo de secado, de lo contrario la situación no se estabilizará.

Cuando la situación es estable, la inspección regular sigue siendo necesaria, porque cuando hay un período de menos secado / ventilación, la podredumbre puede comenzar a expandirse de nuevo repentinamente.

Esto significa que patatas como estas no son adecuadas para un almacenamiento prolongado.
 

Sarna plateada
En las patatas de siembra, otras enfermedades juegan un papel importante. Esto se debe al hecho de que las patatas de siembra no están completamente desarrolladas y, a veces, la piel no está tan bien desarrollada cuando se inicia la cosecha.

Uno de los hongos a los que hay que prestar atención es la sarna plateada (Helminthosporium solani), que no es apenas visible en las patatas recién cosechadas, pero después de un breve período de almacenamiento puede hacerse visible por un tono plateado brillante en la cáscara o piel.

La piel se vuelve permeable y ya no protege contra la evaporación de la humedad, lo que resulta en una gran pérdida de peso, encogimiento de los tubérculos y pérdida de vitalidad.

Las medidas de almacenamiento para evitar la propagación de la enfermedad son mantener la humedad libre lejos de la piel, ya que el hongo puede multiplicarse muy rápidamente.

El secado rápido (1-2 días) de la humedad adherida a la piel de la papa es el mejor comienzo para la temporada de almacenamiento y evitar la condensación durante todo el período de almacenamiento.

La sarna plateada no se propaga a bajas temperaturas, de 3-5°C y sin humedad libre (HR <90%), por lo que estas son las condiciones que se recomienda en el caso de variedades susceptibles.
 

Podredumbre seca
A diferencia de la pudrición causada por bacterias, donde los tubérculos se deterioran muy rápido y comienzan a gotear, algunos hongos pueden causar podredumbre seca, sin pérdida de humedad. Por un lado, esto es una ventaja; por otro lado, esta enfermedad puede ser una sorpresa decepcionante cuando se inicia la clasificación e inspección del cultivo.

Dos hongos típicos que causan la pudrición seca son Fusarium y Phoma (gangrena).

La pudrición seca comienza como pequeñas manchas marrones en la piel, que se convierten en lesiones de podredumbre seca y al final resulta en un tubérculo reseco y momificado.

La propagación de estos hongos se puede minimizar recolectando cuidadosamente y cuidando de una buena y rápida cicatrización de heridas a una temperatura mínima de 15°C durante 3 semanas.

Una piel intacta evita que los hongos (y bacterias) entren en el tubérculo y la humedad salga de él.

En almacenamiento, Fusarium se propagará a temperaturas más altas (15-20°C), mientras que Phoma se multiplica fácilmente a temperaturas <7-8 ° C, por ejemplo, en cámaras frigoríficas. Esta es también una de las razones por las que esta enfermedad de almacenamiento se observa con más frecuencia en las patatas de siembra, cuya temperatura de conservación óptima es menor que la de patatas de consumo o procesamiento, que no deben almacenarse a temperaturas tan bajas para evitar los sabores dulces que dan lugar a colores pardos indeseables durante el procesamiento.
 

Consultar a expertos en almacenamiento
Como hay muchas enfermedades diferentes que no son tan fáciles de distinguir entre sí, se debe pedir a un especialista en almacenamiento que inspeccione la situación e identifique la enfermedad típica, siempre junto con el agricultor que conoce las condiciones de cultivo.

Como todas las enfermedades de almacenamiento se originan o bien en la propia “semilla” para siembra o durante el período de campo, el objetivo del almacenamiento debe ser mantener saludables los tubérculos aún no afectados hasta el final del período de conservación.

Con modernas computadoras de control de clima y sistemas de ventilación, calefacción y refrigeración, las herramientas están ahí para ganar la batalla.

¡Mantener la calma y convertir la teoría en práctica es el desafío!

 

Fuente
Control of Potato Storage Disease in Theory and Practice