BIBLIOTECA HORTICULTURA

BIBLIOTECA HORTICULTURA

Sistemas de calefacción para invernaderos

Sistemas de calefacción para invernaderos

La calefacción en invernaderos es indispensable para mantener una temperatura adecuada que proteja la producción y permita generar unas condiciones de cultivo óptimas.

A lo largo del año y en determinadas ubicaciones, puede resultar muy complicado mantener una buena temperatura, poniendo en peligro la producción. Las bajadas y subidas drásticas de temperatura pueden dañar los cultivos, por lo que te recomendamos mantener unos niveles de temperatura y humedad específicos, con algunos de los sistemas de calefacción especializados de MET MANN.


Variables para definir el mejor clima para tu invernadero
El éxito o fracaso de una cosecha está condicionado por varios factores climáticos:

Temperatura: aunque dependerá de la plantación de tu invernadero, generalmente la temperatura debe oscilar entre los 10ºC y 20 ºC. En determinadas épocas del año, alcanzar esta temperatura puede ser complicado si no tienes un sistema de calefacción para invernaderos instalado.

Humedad: Controlar la humedad de tu invernadero es una de las cuestiones más delicadas del proceso de cultivo. La dificultad está en alcanzar un nivel adecuado de humedad en todo el área, ya que con altas temperaturas la humedad disminuye y con las altas aumenta. Cada cultivo requiere una humedad en concreto, por lo que tendrás que estar muy pendiente de este valor y calcular una media adecuada. Para facilitarte esta tarea de control, es muy útil tener una calefacción de invernaderos con sensor de humedad y panel de medición. 

Luz solar: La luz es el factor, junto con la humedad, más importante para el crecimiento de los cultivos. La luz solar sumada a una buena temperatura, una humedad adecuada y un nivel óptimo de CO2; potencian la fotosíntesis de la cosecha y ayudan su crecimiento. Si necesitas aumentar la luz natural dentro de tu invernadero, cúbrelo con materiales transparentes que reduzcan las sombras y añade acolchados de plástico blanco para que reflejen la luz. También es muy importante tener en cuenta la orientación de invernadero, ubícalo en la zona de la parcela que más luz solar reciba a lo largo del día. 

Pero ojo, que el exceso de luz natural puede dañar y quemar las hojas de la cosecha. Si precisas disminuir la entrada de luz, utiliza una cubierta blanca e instala mallas de sombreo junto con alcochados de plástico negro.

Si tienes mucha luz natural en tu invernadero, deberás aumentar la temperatura, la humedad y el CO2. En cambio si  entra poca luz solar, tendrás que bajar estos valores. Para vigilar estos factores, es muy importante que a la hora de elegir el mejor sistema de calefacción para tu invernadero, te fijes en que es capaz de medir y controlar estas variables.

CO2: El CO2 es el encargado de regular la función clorofílica de los cultivos. Lo habitual es que dentro de un invernadero, los niveles se encuentren entre un mínimo de 0.003 % y un máximo de 0.2%. Hay que controlar que la concentración de CO2 nunca supere los 0.3 %, ya que es tóxico para la cosecha.


Tipos de sistemas de calefacción para invernaderos
A la hora de escoger el sistema de calefacción para nuestro invernadero deberemos minimizar el uso de combustibles fósiles para promover el cuidado del medio ambiente.

Dentro de todas las opciones del mercado de la climatización de invernaderos,deberíamos prestar atención a los siguientes criterios:

    - Rentabilidad
    - Seguridad para evitar incendios o quemaduras en los cultivos
    - Asegurarse de que la fuente de calor se mantenga cerca de las plantas