BIBLIOTECA HORTICULTURA

BIBLIOTECA HORTICULTURA

Los fitorreguladores del crecimiento y sus aplicaciones en poscosecha

Los fitorreguladores del crecimiento y sus aplicaciones en poscosecha

Deccogreen es un fitorregulador de Decco que se utiliza principalmente para evitar el ennegrecimiento y la caída del cáliz en cítricos almacenados durante el proceso de desverdización y de confección comercial. También, contribuye a disminuir la incidencia de podredumbre y la deshidratación de la fruta almacenada

Los fitorreguladores son productos naturales, normalmente se trata de hormonas vegetales (fitohormonas), que se utilizan como reguladores del crecimiento de las plantas, lo cual se  consigue mediante la estimulación o paralización, según convenga, de las raíces y las partes aéreas.

El uso de fitorreguladores es cada vez más habitual en la agricultura ecológica u orgánica, convirtiéndose en una técnica de cultivo cuyo objetivo principal es mejorar los procesos fisiológicos de las plantas, lo que redunda en una mejora de la producción y de la calidad de las cosechas.


Tipos de fitorreguladores
Los fitorreguladores son hormonas vegetales que se forman en diversos tejidos u órganos naturales y que viajan en pequeñas cantidades por la savia, cumpliendo una función común: regular el crecimiento de la planta. No obstante, aunque el objetivo es el mismo, la clase de estímulo y el funcionamiento del proceso fisiológico de regulación es distinto según se trate de un tipo u otro de fitorregulador: en ocasiones el crecimiento se acelera y otras se retarda.

Estos son los 5 tipos de fitorreguladores existentes: las auxinas, giberelinas, citoquininas, etileno y absicina.


Deccogreen, el fitorregulador de Decco
Deccogreen es un fitorregulador de Decco que se utiliza principalmente para evitar el ennegrecimiento y la caída del cáliz en naranjas, limones y mandarinas almacenadas durante el proceso de desverdización y de confección comercial. Otra de las ventajas de este producto es que contribuye a disminuir la incidencia de podredumbre y la deshidratación de la fruta almacenada.

La dosis máxima de uso de este producto es de 2 tabletas por cada 100 L de caldo por cada 7-10 toneladas de fruta y su aplicación se realiza mediante drencher (ducha) o drencher de doble cabina, 1 bar, 100% cobertura y duchas de 33 segundos.

Para conseguir la máxima eficacia con este producto es muy importante aplicarlo cuando la fruta ya se encuentra en un estado avanzado de maduración, lo cual es fácil de detectar porque se produce un notable aumento de la intensidad del color de la fruta.

En la aplicación de este producto se deben tener en cuenta una serie de precauciones como: no aplicar el producto más de una vez sobre la misma fruta, respetar el plazo de seguridad de 3 días y no combinarlo con potasio ni otros productos sin consultarlo con el personal técnico especializado.