BIBLIOTECA HORTICULTURA

BIBLIOTECA HORTICULTURA

Penicillium Digitatum y Penicillium Italicum, los principales enemigos en la poscosecha

Penicillium Digitatum y Penicillium Italicum, los principales enemigos en la poscosecha

Penicillium digitatum y Penicillium italicum es como se conoce al moho verde y moho azul, dos de las enfermedades poscosecha más habituales; por lo tanto son los patógenos responsables del podrido de los cítricos. El podrido producido por Penicillium es el más común en los almacenes hortofrutícolas y, a pesar de que existen muchas variantes, los hongos Penicillium digitatum y Penicillium italicum son las más comunes.

Si quieres evitar que la podredumbre sea la protagonista de tus poscosechas, no te pierdas este post.

Penicillium digitatum: sintomatología y medidas de prevención
Penicillium digitatum es el tipo de lesión más común en todos los frutos cítricos en poscosecha y se presenta a lo largo de todo el ciclo de comercialización. También conocido como moho verde, podredumbre de los frutos cítricos, Bolor verde y Green mold, ataca a la fruta cuando ésta presenta heridas en su superficie y se encuentra en un entorno con una temperatura de 20ºC y humedad relativa alta.

El hongo puede permanecer en la piel durante meses y desarrollarse con el contacto de los líquidos liberados por las heridas de la corteza. Una vez asentados en la fruta, sus hifas blanquecinas segregan una enzima que deshace la lignina de la corteza reblandeciendo los tejidos. Se identifica fácilmente tanto a la vista como al tacto, ya que la fruta muestra un aspecto húmedo y se hunde al hacer presión con el dedo.

Entre las fuentes de infección destacan las esporas procedentes del suelo, los envases, el aire y la línea de tratamiento. El ataque se produce sobre todo durante la cosecha, el empaque, transporte y almacenamiento, y su contaminación se produce siempre por esporas, que se instalan en las heridas de la piel, apareciendo sobre el fruto una zona blanda humedecida, cubierta por un moho blanco que se extiende progresivamente.

Para prevenirlo es recomendable envasar sólo fruta sana, sin contusiones ni heridas y evitar que durante el transporte y almacenamiento existan temperaturas altas, falta de ventilación y exceso de humedad. Además, si existe la presencia de hongos en algunas piezas, éstas se deben desechar y desinfectar todo el equipamiento para evitar su propagación.


Penicillium italicum: cómo detectarlo y controlarlo
Penicillium italicum o moho azul, al igual que el nombrado anteriormente, es un tipo de patógeno muy común causante de las podredumbres poscosecha. Ataca a la fruta cuando presenta lesiones en su corteza formando puntos de 5 a 10 mm de diámetro.

A diferencia del Penicillium digitatum, éste crece más lentamente creando una lesión redonda, siempre con un borde de micelio blanco. Aparece cuando las temperaturas son entre 3 y 32ºC, a pesar de que se desarrolla con más facilidad a 24ºC y humedad relativa alta.

De igual forma que el moho verde, este produce la contaminación de los cítricos por esporas que se instalan en la piel y, una vez allí, segregan una enzima que deshace la lignina de la corteza ablandándola.

En este caso, la contaminación se produce por esporas y también por contacto con frutos podridos, ya que las hifas pueden atravesar la piel del fruto sano, llevando a un podrido más húmedo que el que ocasionaría el moho verde.


Soluciones de Decco Ibérica contra Penicillium digitatum y Penicillium italicum
En DECCO contamos con varias soluciones para el control de hongos del tipo Penicillium:
Deccopyr: Fungicida muy eficaz contra Penicillium spp, con una notable eficacia contra podredumbres causadas por P. italicum. Está indicado para el control de cepas resistentes a otros fungicidas.
- Deccozil 50. Tratamiento fungicida para uso en poscosecha contra hongos causantes de podrido en frutos cítricos. Es eficaz contra Penicillium spp., Diplodia sp. y Phomopsis sp.
- Deccotrazil. Fungicida perteneciente al grupo de los imidazoles con acción contra hongos poscosecha que producen el podrido de cítricos, tales como P. digitatum, P. italicum, Alternaria y Botrytis.
- Decco OPP. Tratamiento fungicida para el uso en poscosecha con formulación de ortofenilfenol como concentrado emulsionable para el tratamiento de cítricos por drender o balsa. Eficaz principalmente contra Penicillium y Rhizopus.
- Melanite. Nuevo fungicida poscosecha para el control de Geotrichum en cítricos. Además, es altamente eficaz contra Penicillium y Rhizopus en cítricos recolectados.

A pesar de que las podredumbres causadas por Penicillium son las más habituales en cítricos durante la poscosecha, existe una gran variedad de hongos que pueden atacar a los frutos tras su recolección. Conoce todos nuestros tratamientos para combatir la presencia de patógenos en la sección de fungicidas.


Más información