BIBLIOTECA HORTICULTURA

BIBLIOTECA HORTICULTURA

No somos lo que comemos, somos lo que pensamos que comemos

No somos lo que comemos, somos lo que pensamos que comemos

Un grupo de investigadores de la Universidad de Yale acaba de descubrir que la comida no solo entra por los ojos sino que, de alguna manera, la metabolizamos por lo que creemos que es. En otras palabras, lo que creemos estar comiendo influye en la manera en que nuestro cuerpo lo metaboliza. ¿Qué consecuencias puede tener este efecto en nuestra vida cotidiana? Como dicen los autores del trabajo, "nosotros hemos manipulado las etiquetas para realizar un experimento, pero en el mundo real la manipulación del etiquetado con otros propósitos está a la orden del día”. Si las empresas etiquetan como saludables “bajos en calorías” que no son ligeros ni saludables se puede provocar una respuesta incorrecta de la ghrelina (la conocida como “hormona del hambre"), que interpretará que no estamos saciados e incrementará el consumo.

La nota completa fue publicada por La Información de España. El original en ingles se encuentra bajo el título Mind Over Matter: You Are What You Think You Eat.