BIBLIOTECA HORTICULTURA

BIBLIOTECA HORTICULTURA

Agricultura local para retos globales. Visión de la profesora Louise O. Fresco

Agricultura local para retos globales. Visión de la profesora Louise O. Fresco

Pere Papasseit i Totosaus. Biblioteca Hortuicultura. 2017.

¿Qué vamos a comer hoy? ¿Y mañana?

En sus charlas y escritos Louise O. Fresco invita a mirar cómo ha cambiado la comida en una generación, mejor dos; se trata de pensar en los abuelos. La agroalimentación no está en un desarrollo estable. El futuro es el desarrollo de las proteínas, ¿de dónde las sacaremos? No vamos a comer lo mismo que nuestros abuelos.

Una de las paradojas de la comida moderna es que permanecemos fascinados por la abundancia. En el opulento Occidente, nos ahogamos en azúcares y grasas. Sin embargo, soñamos con más. En la mayor parte de Europa y los EE.UU, nos comemos alrededor de 3.600 calorías por cada persona y día - más de un tercio de lo que necesitamos.

Aunque en el mundo desarrollado la gente no se lo crea; estamos en una época de escasez de comida, “miren al Sudán y a otros países que ustedes conocen”, invitó Louise O. Fresco en Barcelona en la celebración + de 30 años del IRTA. ¿Cuál es el problema? En nuestro mundo hay mil millones de personas con falta de alimentos, dos mil millones con insuficiencias vitamínicas en su dieta y 1.700 millones con sobrepeso. En todo el mundo, el rural y en el de los urbanitas, más o menos la mitad de la población tiene disfunciones alimentarias.

Nuestros hábitos alimenticios no alcanzan mayoritariamente los objetivos de una dieta saludable. El miedo a la escasez es "difícil de sacudir", como señala Fresco astutamente. "Aunque el 85% de las personas consumen calorías más o menos suficientes, puede estimarse que una cuarta parte de ellas no tuvo una niñez libre de hambre y mucho más sus hijos o nietos de quienes sufrieron el hambre". El consumo de alimentos está influenciado por los años de hambre: muchas personas todavía se sienten obligadas a dejar un plato limpio, independientemente del tamaño del plato.

 Acceder al ARTÍCULO COMPLETO

Pere Papasseit