BIBLIOTECA HORTICULTURA

BIBLIOTECA HORTICULTURA

Por qué la cosecha determina las condiciones de almacenamiento de los tubérculosPor qué la cosecha determina las condiciones de almacenamiento de los tubérculos

Por qué la cosecha determina las condiciones de almacenamiento de los tubérculos

El objetivo del secado y almacenamiento es evitar que los hongos y las bacterias afecten a las patatas sanas y, al mismo tiempo, producir la cicatrización de las heridas para evitar la deshidratación

TOLSMA-GRISNICH explica que las condiciones de cosecha y la posible presencia de tubérculos huecos o podridos determinan la intensidad del secado durante las primeras semanas tras la cosecha. Esta fase del almacenamiento tiene una gran repercusión en el resultado final del mismo. El objetivo debe ser evitar que los hongos y las bacterias afecten a las patatas sanas. Al mismo tiempo, debe producirse la cicatrización de las heridas. Si la cicatrización es buena, la pérdida de humedad durante el almacenamiento será menor. La pérdida de humedad debida a daños en la piel es hasta 300 veces mayor que con una piel bien desarrollada (o herida curada).

La cicatrización de las heridas es más rápida a una temperatura y una HR más elevadas (>80%) y un bajo contenido de CO2. Por ello, cuando el producto llega frío (<12 °C), se recomienda calentarlo con un calefactor hasta ± 15 °C. Otra ventaja de esto es que, a temperaturas exteriores más altas, también es posible ventilar con aire exterior para secar un poco más, si se desea.


Refrigeración breve pero potente (no demasiado fría)
El enfriamiento de corta duración con aire exterior con una mayor diferencia de temperatura (hasta 3 °C en el caso de las patatas) garantiza que la ventilación con aire exterior tenga lugar durante un periodo de tiempo más corto y que el enfriamiento se produzca de forma más silenciosa. De este modo, se evita una pérdida de peso innecesaria a través de la ventilación exterior.

El ejemplo anterior muestra que el aire exterior de 12°C y 10°C tiene aproximadamente la misma diferencia de humedad con las patatas. Pero la capacidad de enfriamiento del aire más frío es de 8,1 - 5,8 = 2,3 kJ/kg = ¡un 40% mayor! Así que con un 40% menos de ventilación y secado se alcanza la temperatura deseada.

Sin embargo, esto no se aplica a los lotes con podredumbre, ya que sería mejor trabajar con una diferencia de temperatura menor. El enfriamiento tardará más tiempo, lo que también permitirá un mayor tiempo de secado, para que la humedad de los tubérculos que gotean se drene mejor.


Temperatura de almacenamiento
El enfriamiento rápido a la temperatura óptima de almacenamiento, asegura una menor tasa respiratoria. Así, se convierte menos almidón en azúcares, que se utilizan para la respiración de mantenimiento de los tubérculos. Esto también contribuye a limitar la pérdida de peso. Sin embargo, esta contribución al total es menor que la debida a la pérdida de humedad por una ventilación incorrecta. Lo más importante es que la temperatura de almacenamiento sea constante y esté adaptada a la variedad. Cuanto más constante sea la temperatura de almacenamiento, menos tendencia a brotar tendrán las patatas. Porque los cambios de temperatura y la humedad de condensación estimulan la germinación.

Esto significa también que, al cambiar la temperatura exterior, hay que prestar mucha atención a los ajustes que determinan cuándo comienza el almacenamiento con ventilación externa (temperatura exterior frente a la temperatura del producto). Al reducir este ajuste, el enfriamiento comienza un poco antes, reduciendo las fluctuaciones de temperatura en el producto. El Vision Control también puede hacer esto automáticamente con el módulo Weather in Control.


Refrigeración mecánica
Con la refrigeración mecánica, mantener la temperatura de almacenamiento constante no es un problema. A menudo resulta en una factura de energía elevada. Ventilar y refrigerar con aire exterior siempre cuesta menos energía que cuando hay que poner en marcha el compresor. La ventaja de la refrigeración mecánica es una menor pérdida de peso. En el caso de un almacenamiento prolongado hasta el verano, la pérdida de peso puede ser de hasta un 3% menos. Por tanto, en términos netos, queda más producto comercializable.

Para limitar el consumo de energía de la refrigeración, configure el ordenador climático para que no enfríe demasiado a la temperatura del producto durante el día. Así, la instalación puede enfriar de forma más eficiente durante la noche. Así se ahorra energía. Si la energía se genera mediante paneles solares en la granja, la situación también puede invertirse, de modo que la refrigeración durante el día sí ahorra dinero.