BIBLIOTECA HORTICULTURA

BIBLIOTECA HORTICULTURA

Control de las enfermedades del almacenamiento de la patata, tanto en la teoría como en la prácticaControl de las enfermedades del almacenamiento de la patata, tanto en la teoría como en la práctica

Control de las enfermedades del almacenamiento de la patata, tanto en la teoría como en la práctica

Las enfermedades de almacenamiento no se pueden ver al margen del periodo de crecimiento previo al mismo

Durante el periodo estival, solemos recordar bien cómo fue la temporada de almacenamiento anterior. Mientras tanto, la nueva cosecha está creciendo en el campo y todavía podemos hacer pequeños ajustes para el próximo periodo de almacenamiento que comenzará de nuevo en unos meses. Además de la técnica de almacenamiento adecuada, el uso correcto es al menos igual de importante, por lo que TOLSMA GRISNICH se pregunta: Cuándo y cuánto tiempo hay que secar en cada situación. ¿Con qué rapidez se puede bajar la temperatura? Y si hay tubérculos enfermos, ¿cómo hay que actuar en el secado y el enfriamiento? En este artículo se ofrece información sobre las enfermedades de almacenamiento más comunes y cómo tratarlas si se detectan en el almacén.

Como las patatas se plantan en distintos tipos de suelo en diferentes climas, a menudo bajo riego, muchos organismos intentan aprovechar los tubérculos como fuente de alimento. Pueden hacerlo los animales salvajes, que realmente desentierran los tubérculos para comerlos, pero la mayoría de las veces los organismos que atacan las patatas de siembra plantadas ni siquiera son visibles y su número es abrumador: bacterias, hongos, virus, insectos y nematodos. Cuando se dan las condiciones climáticas óptimas, las bacterias y los hongos pueden causar graves daños a los bulbos de patata, lo que puede dar lugar a podredumbre o a una pérdida extra de humedad durante el periodo de almacenamiento.

La mayoría de las veces no causan grandes problemas durante el almacenamiento cuando sólo hay un pequeño porcentaje de tubérculos afectados. Pero durante determinadas fases del almacenamiento, las condiciones climáticas pueden ser muy favorables para la expansión de una determinada bacteria u hongo. En este artículo nos centraremos en una serie de enfermedades de la patata que pueden causar graves problemas en el periodo de almacenamiento. Algunos problemas se dan con más frecuencia en las patatas de siembra y otros en las de transformación. Esta distinción debe hacerse y tiene dos razones. Los requisitos de calidad de las patatas de siembra o de las de transformación son diferentes y las condiciones de almacenamiento son distintas. Por lo tanto, aunque hablemos de las patatas en ambas situaciones, hay que hablar de diferentes enfermedades de almacenamiento.


Mildiu - Enfermedad de la patata
La enfermedad de la patata más conocida del mundo, el tizón tardío o mildiu, causado por el hongo Phytophthora infestans, causa infecciones en los tubérculos tanto en el campo como durante la cosecha y el almacenamiento. El riesgo de infección de los tubérculos es mayor en suelos húmedos y pesados. La infección de los tubérculos se reconoce primero por el cambio de color de algunas manchas de la piel de la patata, que se vuelve azul. Después de algún tiempo, las manchas se secan y la superficie se vuelve áspera y nudosa. El color del tejido afectado cambia a color óxido. La afección del tubérculo por el tizón tardío suele ir seguida de otros tipos de podredumbre (hongos y bacterias) que provocan la pérdida de humedad. Debido al peso/presión de los tubérculos que se encuentran almacenados, la humedad puede empezar a filtrarse de los tubérculos deteriorados. Esta humedad libre es arriesgada porque las bacterias y los hongos pueden propagarse fácilmente y afectar a otros tubérculos sanos. Los hongos comenzarán a esporular en los puntos afectados y húmedos y, por la ventilación, esto se extiende fácilmente por el almacenamiento.

Los diferentes estadios no siempre son fáciles de ver, por lo que cuando ha habido una infección durante el periodo de campo es necesario realizar una inspección minuciosa de los tubérculos antes (durante) la cosecha para saber exactamente qué porcentaje de los tubérculos está afectado. Si éste es demasiado alto, tal vez la mejor decisión sea no almacenar dicha cosecha o, al menos, sólo durante un período muy corto. Dependiendo de la cantidad de tubérculos afectados que se almacenen, el tizón tardío puede mantenerse bajo control secando regularmente la humedad que se escapa de los tubérculos. El deterioro de los tubérculos es un proceso lento con el tizón tardío y puede durar hasta 20 semanas. Esto significa que el secado continuo no es necesario y no es deseable porque también deshidratará los tubérculos sanos. Un secado regular, por ejemplo, dos veces al día durante una hora, puede mantener fácilmente secos los tubérculos circundantes y evitará nuevas esporulaciones.

Pero esto debe hacerse durante 20 semanas, lo que significa que la temperatura de las patatas debe mantenerse a un nivel tal que el aire exterior pueda utilizarse siempre para ello. Por lo tanto, no hay que enfriar demasiado rápido. Las patatas frías son siempre difíciles de secar. Cuando no hay posibilidad de secar con aire exterior y el almacén sólo está equipado con un sistema de refrigeración, se debe considerar al menos la posibilidad de disminuir la humedad deteniendo el sistema de humidificación. Junto con la ventilación/circulación, esto favorecerá al menos la evaporación de la humedad libre. La temperatura de las patatas debe mantenerse por debajo de los 15 °C, ya que el crecimiento óptimo de los hongos se sitúa entre los 15 y los 20 °C.