BIBLIOTECA HORTICULTURA

BIBLIOTECA HORTICULTURA

Pautas para un correcto almacenamiento de frutas

Pautas para un correcto almacenamiento de frutas

Garantizar tanto la óptima conservación de la fruta como una prolongada duración de ésta en buenas condiciones hasta que llega al punto de venta es uno de los grandes retos a los que se enfrentan los distintos participantes en el sector agrícola y, en este sentido, el almacenamiento de frutas es un aspecto esencial.

De poco sirve cuidar los cultivos al máximo, utilizar la maquinaria más avanzada o usar los mejores productos fitosanitarios, si el almacenamiento de frutas no sigue las pautas correctas. Es más, la cadena que va desde la siembra hasta la venta será vulnerable en este punto, con las consecuencias de pérdidas económicas que ello supondrá.

Te invitamos a conocer cuáles son las recomendaciones que debes seguir para conseguir un correcto almacenamiento de frutas.


La higiene alimentaria y la contaminación en el almacenamiento de frutas
A diferencia del almacenamiento de otro tipo de alimentos que ya han sido envasados previamente, como los alimentos procesados, en la actividad agrícola juega un papel determinante la higiene alimentaria. Por ello, es imprescindible seguir unas regulaciones en la manipulación de los alimentos que están definidas de manera clara por las normativas vigentes. No solo las frutas, sino que todos los productos agrícolas pueden potencialmente verse contaminados por factores físicos (tierra, piedras, etc.), químicos (restos de plaguicidas) o biológicos (virus, bacterias, hongos, etc).

A la hora de hablar del almacenamiento de frutas es necesario diferenciar entre el almacenamiento que se produce antes del envasado y el posterior a éste. El primero es el que sigue inmediatamente a la recogida y recepción de los productos agrícolas, mientras que el segundo suma, a los puntos anteriores, la limpieza y la selección de piezas. El almacenaje de la fruta envasado es el paso previo a la expedición hacia los puntos de venta.


Consejos para un buen almacenamiento de frutas en postcosecha
Podemos distinguir entre las pautas a seguir para el almacenamiento de frutas en función de si lo que se desea es conservarlas a temperatura ambiente o en refrigeración. Además, hay que recordar que las frutas están siempre sometidas a un proceso de maduración que transforma el almidón en azúcares más simples.

Estas son las principales recomendaciones para contar con las mejores condiciones de almacenamiento:
- Las cajas de almacenaje deben estar limpias y no defectuosas (sin roturas, óxido, etc.), evitando preferiblemente la madera, ya que es una material que sirve de excelente contenedor de elementos de contaminación química
- El almacenaje de frutas debe realizarse manteniendo los productos alejados de las paredes y del suelo, preferiblemente en palets elevados
- La temperatura y la humedad son factores claves para un buen almacenamiento. Es necesario contar con indicadores que permitan supervisar ambos de manera sencilla y constante
- El sobre-almacenamiento afecta de manera directa a las frutas y puede producirse cuando se almacena demasiada cantidad en un espacio insuficiente. Esto, además de la transmisión de enfermedades desde frutas enfermas hacia las sanas, puede dar lugar a la aparición de roedores e insectos
- La ventilación debe superar pruebas periódicas de limpieza para evitar que a través de ella se filtren microorganismos. Esto es aplicable tanto a la ventilación natural como a la forzada
- La maquinaria utilizada para manejar la fruta debe estar limpia y superar un mantenimiento periódico
- Se deben almacenar siempre productos compatibles entre sí, de tal forma que se evite la propagación de gases u olores que impregnen a otras frutas
- En cuanto a la seguridad, es imprescindible cumplir con los planes de desratización, desinsectación y desinfección (DDD), pero además se deben proteger huecos y ventanas para evitar el acceso de todo tipo de animales