BIBLIOTECA HORTICULTURA

BIBLIOTECA HORTICULTURA

La calidad del aire en la industria alimentaria, un reto para los productores

La calidad del aire en la industria alimentaria, un reto para los productores

En la industria alimentaria existe una normativa muy estricta que rige las condiciones de manipulación y procesado de productos que se destinarán al consumo humano. Estos requisitos incluyen controles de temperatura, humedad y de presencia de partículas en el aire que pueden afectar a la calidad de los productos elaborados

En este artículo MET MANN explica cómo mejorar la calidad del aire en la industria alimentaria, que sistemas ayudan a mantener una higiene óptima y unas condiciones de seguridad que en estos momentos, son más necesarias que nunca.


Depuración del aire en la industria alimentaria
Las instalaciones de producción de alimentos requieren en ocasiones de complejos mecanismos de producción, manipulación por parte de los operarios y otros procesos que requieren una condiciones higiénicas y de desinfección muy meticulosas.

En este contexto controlar la calidad del aire en las zonas de producción, especialmente en lo relativo a la temperatura y la humedad del ambiente es un requisito indispensable. Un elevado grado de humedad podría provocar condensación sobre las superficies y fomentar la aparición de moho, deterioro en las instalaciones y maquinaria además de la proliferación de bacterias contaminantes.

Todos estos factores deben ser gestionados a través de la calidad del aire interior de las instalaciones que se mantenga estable en todos los sectores (almacenamiento, envasado…) para preservar la seguridad y calidad de los productos.

Esto se consigue mediante un proceso de filtrado del aire que requiere un análisis previo de los sistemas de ventilación existentes y de los posibles peligros que albergan. Una vez realizado el estudio técnico de los riesgos de contaminación se han de establecer las zonas de riesgo potencial de cada área de producción así como definir la pureza necesaria en cada ambiente.


Filtros de aire para mejorar la calidad del aire en industrias alimentarias
En el momento de decidirse por un sistema de filtrado de aire para mejorar la calidad del aire en la industria alimentaria es necesario tener en cuenta que deben instalarse de manera que los sistemas de aire acondicionado y ventilación se mantengan libres de contaminantes en suspensión y mantengan en todo momento las condiciones de higiene intactas.

Es conveniente tener en cuenta los filtros necesarios para mantener la pureza del aire intacta diferenciando entre polvo, aerosoles o componentes gaseosos para los que será necesario utilizar filtros de fase gaseosa. En caso de que la concentración de polvo sea elevada se emplearán sistemas de extracción de polvo con filtros lavables, por motivos técnicos y económicos.

Además, para garantizar la calidad del aire es recomendable utilizar siempre filtros de máxima pureza, como los EPA, HEPA y ULPA homologados conforme a las certificaciones oficiales: ISO 29463, DIN EN 779 (para partículas gruesas G3 y G4) y DIN EN 1822 (para partículas finas desde M5 a F9).