BIBLIOTECA HORTICULTURA

BIBLIOTECA HORTICULTURA

Principales medidas para asegurar la seguridad e higiene alimentaria en el embalaje

Principales medidas para asegurar la seguridad e higiene alimentaria en el embalaje

El EPS y el EPP son dos materiales extremadamente versátiles y sostenibles que permiten generar un packaging que garantiza la seguridad e higiene alimentaria

La seguridad e higiene alimentaria deben ser la prioridad a la hora de elegir el embalaje adecuado. Desde smart packaging a embalajes de atmósfera controlada, el sector agroalimentario cuenta hoy en día con excelentes opciones para garantizar la higiene alimentaria.

En el siguiente artículo, KNAUF INDUSTRIES analiza la normativa respecto a seguridad e higiene alimentaria, el impacto del Pacto Verde Europeo en el sector y las mejores opciones de packaging para la conservación de productos frescos.

¿Por qué el EPS y el EPP aportan seguridad e higiene alimentaria?
El EPS (poliestireno expandido) y el EPP (polipropileno expandido) suponen dos materiales extremadamente versátiles y sostenibles que, por sus características únicas, permiten generar un packaging que garantiza la seguridad e higiene alimentaria.

Entre sus ventajas para el sector agroalimentario, destacan:

- Resistencia química: se trata de materiales que mantienen la estabilidad aún interactuando con diversas sustancias químicas. Además, supone una barrera eficaz contra el crecimiento bacteriano, protegiendo los productos del interior.

- Aislamiento térmico: los cambios de temperatura son una de las principales causas de oxidación de los productos agroalimentarios, generando despilfarro alimentario y pérdidas económicas. Frente a alternativas más ineficientes como las cajas de cartón, las cajas de EPS y EPP fomentan la conservación de productos frescos: mejoran la estabilidad térmica en un 14%, y son capaces de alargar hasta 72 horas la vida útil del producto.

- Amortiguación de impactos: junto a los cambios de temperatura, los impactos son la segunda causa de aceleración de maduración en productos agroalimentarios, siendo responsables de aproximadamente un 14% en mermas. Las cajas de EPS y EPP minimizan de forma importante este problema, ya que reducen el área dañada en un 51% frente a las alternativas en cartón, protegiendo al contenido y potenciando su duración.

- Impermeabilidad: las cajas de EPS y EPP en packaging alimentario suponen una protección eficaz frente a la humedad, conservando cualidades como color, sabor y textura. A su vez, facilitan además el riego del producto durante el ciclo de distribución, esencial en los envíos de productos específicos como las hierbas aromáticas.

- Material inerte: siguiendo las regulaciones (CE) 2023/2006 y (CE) 1935/2004, tanto EPS como EPP no interfieren en el producto alimentario en su interior.

- Alarga la vida útil del alimento: fruto de procesos de investigación e innovación rigurosos, el packaging alimentario de EPS y EPP permite retrasar los procesos de maduración y envejecimiento de los productos hasta un máximo de tres días, además de preservar su calidad y propiedades.

- Reutilizable y lavable: mientras que los envases de EPS han sido diseñados para cumplir las normativas que exigen facilidad de lavado, los envases de EPP son retornables.


Termoformado: apuesta por la seguridad e higiene alimentaria
En un contexto de auge de los alimentos cocinados y la comida para llevar, los envases termoformados suponen la solución perfecta para el transporte de alimentos procesados y ya cocinados en la búsqueda de una total correcta seguridad e higiene alimentaria.

Los envases termoformados cumplen dos funciones principales: proteger y conservar los alimentos, además de generar identidad de marca. Fabricados en diversos materiales (PP, PET, PS o PVC), proporcionan las siguientes ventajas para el sector agroalimentario:
- Embalajes estancos: permiten la conservación de productos frescos sin que pierdan sus propiedades organolépticas.
- Envasado en atmósfera controlada, a través de la extracción de gases o utilizando la combinación adecuada para el producto a transportar.
- Diseño personalizado en formas, colores y texturas.


Las opciones de Knauf Industries para los termoformados
CELOOPS®: El nuevo monomaterial de origen de plástico reciclado hasta un 100% apto para uso alimentario. Posee las mismas propiedades que el Polistireno Expandido pero con una menor huella de carbono.

R’KAP®: Al igual que CELOOPS, este material proviene en su totalidad de plástico reciclado. Ofrece la mismas propiedades prestaciones que el Polipropileno, siendo apto para microondas y congelación.

La salida al mercado de ambas materias responden al compromiso de la compañía con la economía circular en la producción de envases y embalajes.

KAPSEAL®: Envase específico para la conservación de platos preparados y carnes bajo atmósfera modificada. Personalizable y reciclable, ofrece además una alta calidad de sellado y es utilizable en el microondas.

KAPCLEAR®: 100% transparente, este packaging alimentario supone una apuesta potente por la imagen de marca. Además, garantiza el sabor, el color y la integridad de los alimentos.

KAPLIGHT®: Detectable por los sistemas de clasificación automática en las plantas de reciclaje, este embalaje está 100% libre de carbón, demostrando un importante compromiso con la sostenibilidad.

KARY®: Soluciones variadas para el canal HORECA tanto para platos fríos como calientes. Responden a las normativas de este sector y sus necesidades (resistencia de soldadura 180oC, presión y succión por vacío, termo-sellado regular y plano), evitando fugas durante su transporte o manipulación.