BIBLIOTECA HORTICULTURA

BIBLIOTECA HORTICULTURA

Cómo diferenciarte de la competencia con el embalaje

Cómo diferenciarte de la competencia con el embalaje

El EPS es un monomaterial extraordinariamente ligero, con una gran capacidad de absorción de impactos, muy resistente a los golpes, 100% reciclable e inerte y proporciona aislamiento térmico

En el sector agroalimentario, el embalaje cumple un doble propósito: la protección y conservación de alimentos frescos, y la diferenciación como marca respecto a la competencia. El embalaje de frutas es uno de los ámbitos donde las empresas fabricantes de envases alimentarios pueden ofrecer productos que mejoren las prestaciones de los materiales tradicionales, como el cartón y la madera. Es el caso del poliestireno expandido (EPS), en cuyo aprovechamiento para el desarrollo de todo tipo de soluciones de packaging, KNAUF INDUSTRIES es líder mundial.


Embalaje de frutas y hortalizas: protege y conserva tus alimentos
Antes de centrarnos en el caso concreto de los envases para frutas y verduras, debemos recordar las características indispensables que debe reunir el packaging alimentario:

    - Contención: el diseño ha de prever a qué producto concreto va a ir destinado.
    - Protección y conservación: cada alimento requiere unas condiciones de envasado determinadas, que lo proteja de agentes externos (clima, luz, humedad, olores, microorganismos, impactos, etc.) e internos (los procesos naturales de deterioro), para alargar al máximo su vida útil.
    - Trazabilidad: el envase debe facilitar la colocación de la información necesaria sobre el producto: origen, composición, fecha de elaboración y de caducidad, etc.
    - Experiencia de uso: el embalaje ha de ser funcional y manejable, tanto para optimizar las labores de manipulación como para garantizar una experiencia óptima por parte del consumidor.
    - Personalización: muy relacionado con la experiencia de uso, pues es uno de los aspectos mejor valorados por los consumidores y repercute en el prestigio de la marca. El packaging es un canal de comunicación con un enorme potencial para las marcas.

Protección y conservación son los requisitos básicos, pero en la producción de envases alimentarios hay que tener en cuenta también los aspectos referentes a la fabricación para reducir el impacto sobre el entorno. El packaging sostenible es una necesidad cada vez mayor:

     - Facilidad de producción: desde el ecodiseño y la colaboración estrecha con el cliente, se desarrollan soluciones optimizadas que reducen los costes logísticos y se ajustan a las necesidades concretas.
     - Minimización de consumo de recursos energéticos y de materias primas: la sostenibilidad en los procesos productivos es un valor añadido cada vez más apreciado por los consumidores y exigido por las regulaciones de los gobiernos.
    - Maximizar la reciclabilidad: la economía circular es un valor añadido, no sólo por la mayor concienciación ciudadana y las regulaciones medioambientales, sino por la responsabilidad medioambiental de la industria.

En el embalaje de frutas y verduras, la elección del material va a determinar el tiempo de vida útil de los alimentos y el estado en que llegarán al final de la cadena de suministro. Escoger el envase adecuado, por tanto, va a incidir en el aumento o reducción del desperdicio alimentario.

Entre los materiales más utilizados se encuentran plásticos como el polietileno de alta densidad (HDPE), el cartón corrugado, el cartón forrado con plástico, la madera, y el poliestireno expandido (EPS).


Ventajas del EPS como material de embalaje de frutas y hortalizas
El EPS es un monomaterial compuesto en un 98% por aire; es, por tanto, extraordinariamente ligero, pero a la vez tiene una gran capacidad de absorción de impactos, es muy resistente a los golpes, y 100% reciclable.

Las cajas de EPS son ligeras y apilables, aspectos que comportan una optimización de espacio y ahorro de combustible durante el transporte. Gracias a que el EPS es un material inerte y que proporciona aislamiento térmico, en el interior de las cajas la temperatura y la humedad se mantienen constantes. Además, el EPS evita desarrollo de hongos y de microorganismos.

La protección que ofrecen los embalajes de poliestireno expandido evita el pitting o microimpactos, que son la causa del 14% de las mermas, así como el desgrane, cosa que alarga la vida útil del producto fresco.

El EPS mejora las prestaciones de otros materiales. Reduce el área dañada un 51% respecto al cartón, un 66% respecto al plástico, y hasta un 98% en comparación con la madera, aun siendo un material entre un 70 y un 80% más ligero que cualquiera de los tres citados.

Hay que tener en cuenta además que el cartón no es buena opción para conservar frutas y verduras en las cámaras de frío de camiones y supermercados, pues absorbe la humedad y no aísla térmicamente ni absorbe los microimpactos del transporte.


Soluciones de Knauf Industries para el sector de la alimentación
Las cajas de EPS de Knauf Industries son la mejor solución para la conservación y transporte de frutas y hortalizas frescas. Como ya hemos visto:

    - Reducen las mermas por su capacidad de absorción de impactos.
    - Son resistentes, ligeras y 100% reciclables. Su huella de carbono es un 30% inferior a la caja de cartón convencional.
    - Alargan la vida útil de los alimentos gracias al aislamiento térmico que proporcionan y a que el EPS es inerte y resistente a la humedad.

Además, nuestras cajas de color blanco potencian la imagen de higiene y frescura, y ofrecen diversas opciones de personalización mediante serigrafía, flexografía e inyección de tinta. Se trata de cualidades muy valoradas por los clientes, de manera que ayudan a mejorar las ventas del producto.

En Knauf Industries desarrollamos otras soluciones innovadoras y sostenibles para la conservación y el transporte alimentario:

    - Contenedores Komebac de polipropileno expandido (EPP). Como el EPS, el EPP está compuesto en un 98% por aire. Por tanto, es ligero, resistente a los impactos, y conserva tanto el frío como el calor. Los contenedores Komebac son personalizables, compartimentables, apilables y paletizables, tienen cierre hermético y, de acuerdo a nuestro compromiso con la economía circular, son reutilizables y 100% reciclables.
    - NEOPS. Con las mismas prestaciones mecánicas que el EPS, NEOPS es nuestro material más sostenible. Procedente de recursos renovables y de biomasa vegetal, es totalmente apto para el contacto directo con alimentos. Un producto 100% ecológico, con un rendimiento mecánico excelente y una huella de carbono muy reducida.