BIBLIOTECA HORTICULTURA

BIBLIOTECA HORTICULTURA

Gran avance para el procesado y la clasificación de frutos secosGran avance para el procesado y la clasificación de frutos secos

Gran avance para el procesado y la clasificación de frutos secos

Nimbus BSI de TOMRA en Fruit Attraction 2021

La nueva generación de soluciones para la clasificación de frutos secos por caída libre de TOMRA combina la eficiencia de la detección de materiales extraños por láser con la cámara para clasificar decoloraciones y formas de los productos. Desarrollada internamente, la exclusiva tecnología BSI (Biometric Signature Identification) funciona detectando las características biométricas de los objetos. En combinación con la tecnología Fluo™ patentada por TOMRA, la Nimbus detecta incluso los tonos más leves de clorofila para crear un mejor contraste entre los productos buenos y los defectuosos.

Además cuenta con otras tecnologías disponibles como SWIR, que logra crear un contraste entre los productos de base acuosa y el resto de materiales; el sistema de detección avanzada de materiales extraños Advanced Foreign Material Detector™; y Detox™, para detectar aflatoxinasAlejandro Palacios, Director de Ventas para España y Portugal en TOMRA Food, nos contesta algunas preguntas acerca de los nuevos lanzamientos de TOMRA.

¿Cuáles son las principales aplicaciones de la TOMRA 5A? ¿Se deben realizar modificaciones de la máquina en función del producto?
En esta feria, sobre todo, estamos con 3 lanzamiento distintios: la TOMRA 5A que es nuestra máquina para producto entero; TOMRA 5B para producto fresco pero troceado y luego, la novedad, que es la Nimbus BSI con una nueva aplicación en vegetales congelados. Respecto a la TOMRA 5A, es una máquina muy polivalente, puede hacer muchas cosas siempre y cuando sea producto de tamaño grande. Hablamos por ejemplo de patatas, pimientos, remolachas… Todo lo que tenga un tamaño grande, por la manera que tiene de trabajar, se puede usar. Por esa razón es idónea para clientes multiproducto, es decir, que en la misma empresa necesitan procesar diferentes tipos de hortalizas, como por ejemplo una empresa de purés. Con la misma máquina, simplemente cambiando el programa, la máquina puede procesar diferentes alimentos.

¿Qué rendimiento de clasificación posee? ¿Qué tipo de materiales extraños es capaz de detectar y cuál es el tamaño mínimo de detección?
Los defectos en las máquinas de producto entero son de 2 tipos: los defectos propios del producto por ejemplo, patatas que están podridas y negras o que tienen manchas superficiales verdes; y luego estan todos los cuerpos extraños que no son defectos propios del producto, piedras, latas de refresco, pelotas de golf... ya que algunos campos de patatas están al lado de los campos de golf. También nos hemos llevado algún susto con granadas de la Segunda Guerra Mundial en Francia.

Una de las de las cosas importantes, es que la TOMRA 5A ha conseguido tener una eficiencia del 98% en cuerpos extraños, ¿cómo lo consigue? Por un mecanismo que se llama "dedos con deflexión". Hasta ahora, en todas las máquinas, nuestras dedos, lo que hacían era golpear el cuerpo extraño y el defecto subía y bajaba el dedo. Con la 5A la novedad es que los cuerpos extraños en vez de golpearles, el dedo se levanta solo, se pone en forma de trampolín y directamente el cuerpo extraño se desliza a la zona de rechazo. Eso hace que llegamos al 98% de efectividad al sacar cuerpos extraños peligrosos. Los defectos que son propios del producto de calidad se separan por dedo golpeado. La máquina sabe diferenciar automáticamente si es un material extraño o un defecto de calidad y funcionará con deflexión o con dedo golpeando.

TOMRA 5A realiza una clasificación en función del color, forma y estructura del producto lo que permite obtener diferentes calidades y destinarlas a aplicaciones distintas. De esta manera, ¿cuánto se reduce el desperdicio de alimentos?
Cada vez las máquinas son más precisas, el nivel de configuración fija hasta que tamaño de defectos podemos ver. Estamos hablando de milímetros y en algunas aplicaciones debemos regular ese parámetro ya que, por ejemplo, en patatas no nos interesa sacar los defectos de milímetros porque quitarías todas las patatas buenas, no hay ninguna patata perfecta. Lo que se intenta es que, aunque la tecnología permita eso, cada aplicación o cada patata, zanahoria, pimiento, tiene su rango en donde se va a configurar para poder ser más efectivos, rechazando lo que es realmente malo y dejando pasar lo que dentro del cliente o del consumidor final es aceptable. Con eso se reduce, efectivamente, mucho los desperdicios.

¿En qué mejora la limpieza de estos equipos? 
Todas las máquinas que se están lanzando desde TOMRA en los últimos años son máquinas que cumplen la normativa de diseño higiénico europeo, pues facilita mucho la limpieza a los operadores y a las fábricas. Hay que tener en cuenta que estas máquinas se ponen en sitios muy sucios. Todas estas máquinas se pueden limpiar, baldear, mojar. No pasa nada ya que la electrónica está dentro protegida. Entonces en cuanto a la limpieza, no tiene ningún problema para trabajar en ambientes muy sucios.


¿En qué consiste la tecnología de clasificación de la Nimbus BSI+? ¿Qué rendimientos tiene?
Es capaz de ver los ingredientes y la composición química de los alimentos. Las actualizaciones incluyen un software nuevo más fácil de usar, tecnología mejorada de identificación de huella biométrica (Biometric Signature Identification, BSI+), eyector más preciso y salidas de aceptación y rechazo más higiénicas.

El módulo BSI + identifica los defectos visibles e invisibles para el ojo humano utilizando un espectro cercano al infrarrojo. Esto hace que el clasificador sea un líder del mercado en la detección de defectos problemáticos en almendras, avellanas y otras nueces, incluido el daño por insectos, moho, decoloración y dobles (dos granos dentro de una cáscara).

Nosotros aquí en España, fuimos pioneros en el sector de los vegetales congelados ya que como teníamos la experiencia de los frutos secos, con mucha base instalada, muchos clientes con empresas de vegetales congelados nos permitieron hacer una validación con ellos durante más de un mes. Nos llevamos la sorpresa de que la máquina era igual de estable para vegetales que para frutos secos. Después de eso, de repente vendimos 11 máquinas de golpe para ese cliente ya que vieron que funcionaba, que era estable. Seguidamente, su competidor más fuerte nos pidió 5 máquinas más.

Creemos que en vegetales congelados esta es una solución muy válida para poner al final de la línea, justamente cuando van a envasar estas empresas, que es el último paso antes de meter el producto en la bolsa, como revisión final de que en toda la línea no ha quedado nada sin controlar. Hemos dado con una tecnología que teníamos y que no usábamos para estos sectores. Nos hemos dado cuenta que haciendo unos cambios mínimos, como en el tema de temperaturas, tenemos una solución nueva en el sector de vegetales congelados y que hemos conseguido solventar una problemática que nadie había conseguido solventar. Ahora hemos empezado por congelados, pero ¿quién nos dice que dentro de 2 días no empecemos en fresco? Ahora mismo estamos en una fase de hacer muchas pruebas, con nuevos productos que no hemos probado nunca. Una de las cosas que más diferencia a TOMRA es la manera de readaptarse y conseguir nuevas soluciones para sus clientes.

¿Es capaz de detectar aflatoxinas?
El hongo que genera las aflatoxinas tiene una propiedad que cuando le das con luz de una longitud de onda ultravioleta especial, genera fluorescencia. Nosotros con esos rayos láser que tienen unas frecuencias de onda que coinciden con esa luminiscencia, enfocamos por delante y por detrás a los higos y a las almendras..., y en el momento que se crea esa luminiscencia, la máquina lo detecta y lo sopla para separarlo. El feedback que tenemos del cliente es muy bueno, porque realmente la máquina está detectando esos lotes defectuosos que tiene la toxina.


Nimbus BSI+ fue desarrollada inicialmente para el sector de los frutos secos pero, en la actualidad, ¿existen otras aplicaciones? En el caso de ser que sí, ¿es necesario modificar la máquina original? ¿Qué ventajas presenta esta maquinaria frente a otras?
A raíz de la pandemia, los sectores de zanahorias, patatas fritas, frutos secos y vegetales congelados de repente han crecido mucho por lo que las aplicaciones de la máquina han cambiado. Como ya he dicho, simplemente hay que ajustar algunos parámetros como la temperatura pero no hay que hacer grandes modificaciones en la máquina original. 

La Nimbus BSI puede equiparse con dos tipos de escáneres. El módulo de BSI estándar es ideal para detectar defectos propios del producto como cáscaras, cascajos o pieles. Por su parte, el escáner BSI+ despliega un espectro más amplio capaz de detectar estos defectos propios de los productos y, además, eliminar gran cantidad de materiales extraños.