BIBLIOTECA HORTICULTURA

BIBLIOTECA HORTICULTURA

Qué es el envasado activo y qué beneficios presenta

Qué es el envasado activo y qué beneficios presenta

Se puede monitorizar la composición de los gases en el interior de un envase mediante pequeños dispositivos portátiles, como el F-920 Check It! Gas Analyzer. El F-920 permite medir rápidamente el contenido de CO2 y O2 en el espacio de cabeza de un envase

En las últimas décadas, la compra y consumo de alimentos ha sufrido enormes cambios. Cada vez más, los consumidores demandan alimentos mínimamente procesados, nutritivos y sin aditivos químicos. Tanto a nivel nacional como internacional, existen estrictos controles sobre los alimentos para proteger la salud de los consumidores. Además, los cambios en los métodos de venta minorista y distribución hacen que los sistemas de envasado más antiguos sean inadecuados. Por ello, se están desarrollando nuevas tecnologías que se adaptan mejor a las necesidades actuales del mercado, y el envase activo es una de ellas.


¿Qué es el envase activo?
El envasado en atmósfera modificada (MAP) altera la mezcla de gases en un envase para proteger y conservar los alimentos. Estos envases contienen unas composiciones determinadas de dióxido de carbono (CO2), oxígeno (O2) y nitrógeno (N2) para preservar la apariencia, textura, sabor, frescura e higiene, al tiempo que prolongan la vida útil y la calidad de los alimentos.

La atmósfera modificada tiene niveles más altos de CO2 y más bajos de O2 que el aire exterior para reducir la respiración, controlar el deterioro microbiano y preservar la calidad de los alimentos.

El dióxido de azufre (SO2), el monóxido de carbono (CO), el argón (Ar) y el etanol (CH3-CH2OH) también se utilizan de forma limitada en MAP.

Se puede monitorizar la composición de los gases en el interior de un envase mediante pequeños dispositivos portátiles, como el F-920 Check It! Gas Analyzer de FELIX INSTRUMENTS. El F-920 permite medir rápidamente el contenido de CO2 y O2 en el espacio de cabeza de un envase.

En líneas generales, el mantenimiento de la atmósfera modificada en el interior del envase se produce de dos formas: activa y pasiva.

    - El MAP pasivo, que utiliza las propiedades del producto alimenticio y la permeabilidad del material de envasado para lograr y mantener la atmósfera deseada, es adecuado principalmente para alimentos que respiran, como los productos frescos. La respiración produce CO2 y mantiene un alto nivel de este gas, que es el objetivo de MAP. Aunque rentables, los métodos pasivos requieren tiempo para lograr la atmósfera de equilibrio y no son adecuados para el envasado a corto plazo.

    - El MAP activo es una innovación relativamente reciente. Se crea un vacío para eliminar el aire y luego se introduce la atmósfera deseada. Junto con aditivos y materiales de envasado adecuados, se mantiene la nueva atmósfera modificada en el paquete. Se puede utilizar este tipo de envase para todo tipo de productos alimenticios: productos frescos con respiración y productos de origen animal que no respiran, alimentos procesados ​​y productos farmacéuticos. Las tecnologías activas son más caras que los métodos pasivos.


Funciones del envase activo
El envase activo está diseñado para responder a los cambios en la atmósfera dentro y fuera del empaque. El objetivo del envasado activo puede diferir según el producto alimenticio; por lo tanto, existe una amplia gama de tecnologías utilizadas.

Los envases activos pueden prolongar la vida útil y mejorar la calidad de los alimentos al influir en los siguientes procesos:

    - Fisiología; por ejemplo, respiración, maduración y transpiración en productos frescos
    - Química; ej., oxidación de aceites y grasas
    - Procesos físicos; ej., apelmazamiento de polvos y endurecimiento del pan
    - Deterioro microbiológico debido a bacterias, hongos y levaduras

Se utilizan dos tipos de tecnologías:

    - Absorbedores para eliminar componentes no deseados como O2, CO2, etileno, olores, microbios y humedad.
    - Emisores que agregan elementos deseados al MAP como CO2, aromas, antioxidantes y sustancias antimicrobianas.