BIBLIOTECA HORTICULTURA

BIBLIOTECA HORTICULTURA

No perdamos el terreno ganadoNo perdamos el terreno ganadoNo perdamos el terreno ganadoNo perdamos el terreno ganado

No perdamos el terreno ganado

Ecología, seguridad alimentaria e higiene en la “Nueva realidad”

Las consecuencias directas del periodo de confinamiento de la población, a nivel global, se van evidenciando a medida que nos adentramos en a la “Nueva realidad”.

La gran concentración de gases contaminantes que formaba parte inseparable de sky line de las grandes ciudades, ha desaparecido dejando paso a un cielo azul, que hacía tiempo no podíamos contemplar con esa intensidad y nitidez.

Nos ha quedado clara, la esencialidad de trabajos, en muchos casos infravalorados, como los encargados de la recogida de las basuras, la limpieza de calles, oficinas, edificios oficiales, estaciones, aeropuertos y nudos de comunicación, enfermeras, auxiliares, agentes del orden, repartidores a domicilio.

Respecto al abastecimiento, la labor esencial de los agricultores, recolectores, envasadores, distribuidores y transportistas, mayoristas, detallistas y cajeras, reponedores en supermercados, que asumiendo un riesgo evidente no han dudado en abastecer de productos frescos a la población.

Es nuestra obligación, como ciudadanos responsables de nuestro país, devolver ,a quienes se han esforzado y prácticamente eran invisibles, su esfuerzo y determinación comprando preferentemente productos de proximidad.

Para conseguir este objetivo en esta “Nueva realidad” y en el caso especifico de la fruta y verdura fresca podemos ayudarnos de “La etiqueta” una simple herramienta a nuestro alcance.

1.- Comprar productos envasados con envases inviolables donde exista un responsable y un registro de envasador autorizado, nos garantiza la calidad, tratamientos y variedad.

2.- Esta misma etiqueta nos indicará una trazabilidad hasta el origen que nos permitirá saber si el producto en temporada es de origen nacional.

3.- Evitemos la compra a granel, que permite tocar la fruta de modo indiscriminado, y que no garantiza la trazabilidad del contenido.

Y para que el cielo y el mar no pierdan este nuevo azul tan sorpendente, no bajemos la guardia

Compremos productos BIO, que con tanta dedicación nos proporcionan miles de productores que han vuelto a conseguir que la fruta tenga el sabor de antaño, aunque la apariencia, en algunas piezas, no sea tan “perfecta” como nos gustaría.

Y si por último. Si ese producto de proximidad, de origen BIO, está envasado en un envase de tipo sostenible 100% compostable, como los que fabrica CLASSPACK … Además del agradecimiento de los admirables eslabones de la cadena de suministro, nos lo agradecerá nuestro planeta, al cual sin duda, le hemos dado un pequeño respiro, pero no debemos perder el terreno ya ganado.