BIBLIOTECA HORTICULTURA

BIBLIOTECA HORTICULTURA

CB-3C OxyBAC “Dfs” se consolida como la mejor alternativa para el tratamiento de SUELOS y SUSTRATOSCB-3C OxyBAC “Dfs” se consolida como la mejor alternativa para el tratamiento de SUELOS y SUSTRATOSCB-3C OxyBAC “Dfs” se consolida como la mejor alternativa para el tratamiento de SUELOS y SUSTRATOS

CB-3C OxyBAC “Dfs” se consolida como la mejor alternativa para el tratamiento de SUELOS y SUSTRATOS

Dpto. Técnico, Centro de Estudios de Bioseguridad, SL

La biología y la ecología de la microflora del suelo son extremadamente complejas, lo que dificulta la comprensión de muchos aspectos relacionados con las enfermedades en suelo que, en general, son difíciles de predecir, detectar y diagnosticar. Esto provoca reducciones significativas en la producción y en la calidad de los cultivos. A modo de ejemplo, la estructura de algunos hongos les permiten sobrevivir en el suelo por muchos años en ausencia del cultivo al que afectan y pueden producir infecciones simultáneas, causadas por diferentes patógenos fúngicos, dando lugar a un complejo de enfermedades.

Un factor clave para el éxito del enfoque de la empresa CEBE (Centro de Estudios de Bioseguridad) en la gestión del suelo y del sustrato, es la integración de tratamientos químicos y métodos agronómicos. La oxidación química propuesta para suelos y sustratos, además de por su sencillez de aplicación, se caracteriza por su ya contrastada eficacia, pero a la hora de seleccionar este “nuevo tipo de tratamiento del suelo y del sustrato”, conviene conocer el alcance de los efectos de su aplicación así como de la degradación de los productos químicos o de la formación de metabolitos.

Muchos son los autores que afirman que si bien cualquiera de los tratamientos de desinfección utilizados no son capaces de controlar totalmente todos los patógenos, no dudan en recomendar el uso de un producto oxidante. Por su modo de acción, no genera resistencias.

La resistencia microbiana es considerada como “la pérdida de sensibilidad de un microorganismo a un antimicrobiano al que originalmente era susceptible”. Este hecho involucra necesariamente la aparición de un cambio permanente en el material genético del microorganismo que se transmite a sus descendientes, los que por este motivo resultan también insensibles a algunos desinfectantes. La resistencia microbiana constituye un problema en áreas donde se realizan producciones de parenterales, pues obliga al desarrollo y utilización de nuevos agentes desinfectantes.

Además, no todas las bacterias u hongos de suelo son susceptibles a ser atacadas por los desinfectantes por sus características morfológicas. Se puede afirmar, por tanto, que los oxidantes constituyen un arma eficaz en la lucha y prevención de la contaminación causada por microorganismos. 

La fracción microbiológica para los especialistas del suelo está conformada por: hongos, bacterias, actinomicetos, algas, protozoos y nematodos, fundamentalmente, aunque la lista podría alargarse para las levaduras o para los virus. Las principales fuentes de entrada de patógenos son: el suelo, los sustratos de cultivo, agua de riego, semillas, plántulas de semillero, los sustratos utilizados para el crecimiento de las plántulas y las esporas diseminadas por el viento y por determinados insectos y artrópodos.

Es en la horticultura protegida en donde se hace más necesaria, entre los distintos ciclos de cultivo, una adecuada oxidación de los sustratos y de los suelos naturales con el objeto de no asumir riesgos fitosanitarios innecesarios. Son los cultivos hortícolas, desde sus fases iniciales, los que están especialmente expuestos al riesgo que supone la incidencia de enfermedades debido, entre otros, al cambio continuo de material vegetal, a la innovación constante en métodos de cultivo, al uso de sistemas de producción intensivos así como a la reducción en la disponibilidad de productos fitosanitarios para su control.

Las mezclas peroxiacéticas desarrolladas por CEBE, en su ya “3ª Generación de Productos Dfs”, no son productos bioacumulativos, no tienen restricción alguna para su uso por no ser peligrosos para la salud y tampoco requieren de registros especiales para su almacenamiento y/o comercialización, al no tener la consideración de biocida. Los productos finales, o subproductos consecuencia de su actuación, son el anhídrido carbónico y el agua, además del oxígeno. No genera residuos.

La utilización de CB-3C OxyBAC “Dfs” , incorporándolo al terreno en la fase previa al cultivo, no sólo supone una reducción del uso de agroquímicos post-transplante, sino también una mejor disponibilidad de los minerales del terreno y un importante efecto de estimulación en el cultivo. Favorece el estado higiénico sanitario de la planta desde las primeras fases de desarrollo, el vigor del cultivo y el aumento de producción resultando, por tanto, altamente rentable para el agricultor y con un plazo de seguridad previo al cultivo de 7 días.