BIBLIOTECA HORTICULTURA

BIBLIOTECA HORTICULTURA

Beneficios de la criogenización de los alimentos

Beneficios de la criogenización de los alimentos

Con décadas de experiencia como proveedor para la producción de alimentos, LINDE GAS ESPAÑA es capaz de ofrecer una amplia gama de equipos de alta calidad y tecnología avanzada para la criogenización de alimentos

Una de las mayores dificultades a la que se enfrenta la industria alimentaria es la eliminación y el control efectivo de la actividad bacteriana. Para ello, una de las armas más eficientes es el uso de la congelación y la refrigeración.

Cuando la temperatura es inferior al punto de congelación, la velocidad de crecimiento de los microorganismos disminuye rápidamente, esto se debe no sólo al descenso de la temperatura del producto, sino también a que se reduce el contenido de humedad, por lo que se despoja a los microorganismos del agua que necesitan para metabolizarse.

La velocidad de congelación determina la distribución y tamaño de los cristales en los tejidos. Si es lenta, serán grandes y aparecerán principalmente fuera de las células, generando su compresión mecánica, con el consecuente aplastamiento y ruptura de paredes celulares. La aplicación de altas velocidades de congelación favorece la formación de cristales pequeños dentro y fuera de la célula, produciéndose así menos deterioro.

Utilizando la criogenización en alimentos, se garantiza la formación de pequeños cristales de forma uniforme por todo el producto, el agua dentro y fuera de las células se congela a la misma velocidad, asegurando que las células permanezcan intactas y que el alimento conserve su frescor, sabor y textura.

En el caso de las frutas y hortalizas, la criogenización permite mantener la forma, textura y sabor después de la descongelación, especialmente con productos de alto valor como las fresas y las frambuesas.

Décadas de profesionalidad
Con décadas de experiencia como proveedor para la producción de alimentos, LINDE GAS ESPAÑA es capaz de ofrecer una amplia gama de equipos de alta calidad y tecnología avanzada para la criogenización de alimentos.

Nuestras soluciones de criogenización de alimentos utilizan gases como el dióxido de carbono y nitrógeno líquido para reducir rápidamente la temperatura de los productos alimenticios, bien para mejorar los procesos productivos o como medio de conservación mediante la congelación.

Los sistemas de refrigeración basados en los gases criogénicos son también una forma efectiva, flexible y poco ruidosa de mantener la temperatura precisa de los alimentos congelados o refrigerados durante su transporte.

El dióxido de carbono (CO2) en estado sólido, también conocido como hielo seco, es una forma muy eficaz y fácil de usar para enfriar y transportar productos congelados.

El hielo seco se obtiene reduciendo la presión y la temperatura del CO2 líquido de una manera controlada; esto hace que el CO2 se convierta en una nieve de CO2 limpia y blanca. Esta nieve puede ser utilizada tal cual o bien puede ser altamente comprimida para formar bloques, placas o pellets de diferentes diámetros.

El hielo seco o la nieve carbónica son métodos extremadamente efectivos para el enfriamiento adecuado de productos en batidoras, amasadoras y recipientes de mezclas así como para la refrigeración de alimentos en cajas de cartón y envases combinados de comida rápida.

La nieve de CO2 es más eficiente cuando se dosifica con boquillas o generadores de nieve diseñados específicamente para cada aplicación de refrigeración.

Existen una gran variedad de boquillas de expansión que garantizan una producción eficiente de nieve para para una rápida refrigeración. Además, Linde ofrece una variedad de generadores de nieve que van desde unidades portátiles y manuales hasta instalaciones permanentes y automáticas.

Todos sus equipos criogénicos están diseñados para cumplir con los más altos niveles de eficiencia y con los más altos estándares de higiene.