BIBLIOTECA HORTICULTURA

BIBLIOTECA HORTICULTURA

Prioridades durante la pandemia: prevención, higiene y desinfección

Prioridades durante la pandemia: prevención, higiene y desinfección

Labor Friedle y Analytica Alimentaria han tomado una posición clara sobre la inconveniencia de la realización de los Test-kits de RT-PCR de SARS-CoV-2 en superficies, ya que, aun pudiendo realizarlos con facilidad en nuestros laboratorios de biología molecular, desaconsejamos esta medida

Debido a la situación de alarma que se está viviendo en nuestra sociedad por la enfermedad COVID-19, causada por un nuevo tipo de coronavirus, el SARS-CoV-2, las incertidumbres y la preocupación sobre su comportamiento y las formas de contagio son elevadas. Estas incertidumbres afectan también, como no podría ser de otra forma, a un sector tan sensible como el de la alimentación.

Una de las preguntas que nos hacemos todos como consumidores es si este virus se puede trasmitir a través de los alimentos, concretamente a través de frutas y verduras, y si es posible que el contagio se produzca en los centros de manipulación, por ejemplo por el contacto con superficies. La posición de Labor Friedle y ANALYTICA ALIMENTARIA a este respecto es clara y está basada en los estudios y referencias aportados por organismo europeos e internacionales. La prudencia y extremar las medidas de prevención e higiene en centros de manipulación de alimentos, más allá de las medidas generales aplicables en los ámbitos profesionales y privados, son factores clave para este sector.

Actualmente no hay constancia de que la transmisión de la COVID-19 se realice a través de los alimentos. Así lo declara tanto la agencia de Seguridad Alimentaria Europea (EFSA) [1] como el Instituto Federal para la Evaluación de Riesgos alemán BfR [2]. No obstante, la EFSA está realizando un seguimiento activo de la situación, y ha publicado su opinión al respecto:

"En la actualidad no hay pruebas de que los alimentos puedan ser una fuente o una vía de transmisión probable del virus [1]".

"El Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (ECDC) ha declarado que, si bien la fuente de la infección inicial en China fue algún animal, el virus se está propagando ahora entre las personas, especialmente al inhalar las gotitas presentes en el aire cuando una persona tose, estornuda o exhala [1]".

Sin embargo, la preocupación por las posibles contaminaciones con SARS-CoV-2 a través de superficies, como puede ocurrir con otros gérmenes patógenos, es patente y legítima en la sociedad en estos momentos. Según el estudio realizado por el National Institute of Allergy and Infectious Diseases, Hamilton, MT, EE. UU., y publicado en el New England Journal of Medicine [3], el virus puede permanecer estable durante un período de tiempo limitado en superficies, aunque hasta la fecha no se dispone de información comprobada sobre su posible propagación ni el contagio a través de este medio.


¿Es necesario, por tanto, realizar análisis específicos de SARS-CoV-2 en superficies?
Desde hace varias semanas, algunos fabricantes están ofreciendo la posibilidad de realizar análisis mediante Test-kits de RT-PCR de SARS-CoV-2 a través de muestras tomadas con hisopos estériles. Estos tests detectan la presencia del material genético específico (Ácido Ribunucleico, ARN) del mismo modo que suele hacerse, por ejemplo, para los Norovirus o los virus de Hepatitis.

El resultado de estos métodos de análisis de superficies es cuestionable, porque según el estado actual de la ciencia y la tecnología se puede obtener un resultado válido a pesar de la baja eficiencia de la extracción. Esto significa que tal prueba se considera correcta si sólo se recupera el 1% del ARN del virus de control interno aplicado (ISO 15216-2). En nuestra opinión, como prueba para comprobar una medida de desinfección exitosa a través de una análisis de ARN viral es, cuando menos, dudosa. Por esta razón, se siguen recomendando otros métodos establecidos para comprobar la eficacia de las medidas de desinfección, por ejemplo, la determinación del recuento aeróbico total (ISO 4833-1/2:2013).

Labor Friedle y Analytica Alimentaria han tomado una posición clara sobre la inconveniencia de la realización de los Test-kits de RT-PCR de SARS-CoV-2 en superficies, ya que, aun pudiendo realizarlos con facilidad en nuestros laboratorios de biología molecular, desaconsejamos esta medida. Estas son nuestras razones:

1. Falta de instrucciones o medidas concretas en caso de resultado positivo
Un resultado positivo del test significa que en la superfice muestreada hay o ha habido presencia del material ARN del virus. Este ARN es poco estable fuera de la cápsula protectora del propio virus, por lo que su detección solo indica una alta probabilidad de su presencia. Con este resultado no es posible llegar a ninguna conclusión sobre su capacidad infecciosa, ni por tanto sobre su capacidad para trasmitirse a través de la superficie [4].

El Robert-Koch-Institut (RKI), la institución central del Gobierno Alemán en el ámbito de la vigilancia y prevención de enfermedades, manifiesta que “No puede descartarse la transmisión a través de superficies contaminadas, especialmente en las inmediaciones de la persona infectada, ya que en determinadas circunstancias pueden detectarse en el medio ambiente virus reproducibles del SARS-CoV-2”. La misma institución informa de que el virus es tenaz, pero aún así, su carga en superficies se reduciría de forma exponencial y su potencial infeccioso sería muy bajo. Concluyen que para que realmente haya una carga vírica muy alta en una superficie sería necesaria la presencia de una persona infectada cerca.

Consecuentemente, si se detecta un virus en una superficie, independientemente de la carga real de virus infecciosos, habría que realizar un test a todas las personas que hayan estado en contacto con esa superficie. El propósito sería detectar la fuente que ha infectado la superficie.

Por este motivo, un resultado positivo en un análisis de superficie puede provocar una reacción directa contundente, que en su extremo podría llegar al cierre de las instalaciones. Al no tener ninguna información sobre la fuente del virus (¿ha sido de una persona infectada o de un material que lo portaba?), queda una única medida consecuente: la correcta desinfección de las superficies de trabajo. Esta medida es la principal acción preventiva que se debe llevar a cabo en las actuales circunstancias, y siempre.

2. En caso de un resultado negativo la interpretación es muy limitada
En el caso contrario, en que se obtenga un resultado negativo después de realizado el test, la interpretación es muy limitada, ya que se refiere únicamente a la superfice muestreada (limitación espacial) y se trata del instante en que se ha tomado la muestra (limitación temporal). Es de sobra conocido que las superficies que se utilizan con frecuencia y están en contacto con materiales y/o personas se mantiene estériles muy poco tiempo.

Por ello, si la intención es basar un sistema de control o un plan de acciones en los resultados de un test de SARS-CoV-2 en superficies, según nuestro punto de vista no sería viable utilizar los resultados negativos para obtener conclusiones rigurosas y fiables.