BIBLIOTECA HORTICULTURA

BIBLIOTECA HORTICULTURA

Tany Nature, especialistas en ciruelas de exportación

Tany Nature, especialistas en ciruelas de exportaciónTany Nature, especialistas en ciruelas de exportaciónTany Nature, especialistas en ciruelas de exportaciónTany Nature, especialistas en ciruelas de exportaciónTany Nature, especialistas en ciruelas de exportación

Una empresa clave en la economía de la zona

Tany Nature se define como “un grupo agroindustrial especializado en fruta de hueso, que integra en sus actividades toda la cadena de valor del producto, desde la producción de planta de vivero hasta la comercialización de la fruta”; por su carácter señero en innovación, fue una de las visitas realizadas en el marco de POST 18, el XIX Simposio Nacional y X Ibérico de Maduración y Postcosecha, concretamente el almacén donde se trabaja la fruta, en Zurbarán (Badajoz).

La sociedad Frugalia, parte productora del grupo, cuentan con 2.800 hectáreas en producción distribuidas en Badajoz mayoritariamente pero también en Caceres, Huelva, Sevilla, Cordoba y Portugal

2.500 hectáreas son de fruta de hueso, principalmente ciruela, cultivo del que cuentan también con 5 hectáreas bajo plástico. También cultivan nectarina, melocotones, paraguayos, platerinas y en menor medida albaricoques. En los últimos tiempos han incorporado nuevos cultivos para cumplir lo que llaman el “plan 15 meses”, por el que de abril a diciembre se trabaja fruta de hueso, en enero espárrago verde y de noviembre a diciembre, caqui, con 15 hectáreas de este último.

1.800 hectáreas son de la familia de Atanasio Naranjo, el fundador de la empresa, a la que ya se han incorporado tres hijos. La restante superficie pertenece a 120 agricultores agrupados en la organización de Productores de Fruta y Hortalizas FRUGALIA. El almacén da trabajo a todos los habitantes de la localidad de Zurbarán, que al no ser suficientes, deben recurrir a operarios de sitios vecinos.

16 ingenieros agrónomos y dos biólogos coordinan la producción.

La empresa vende a 48 países; el principal mercado es el de ultramar, a diferencia de la media nacional. España exporta aproximadamente el 70% de lo que produce pero sólo el 8% sale de la Unión Europea. Tany Nature llegó a enviar algunos años hasta un 55% fuera de la UE. A esto contribuye la posición de Extremadura, cercana al Atlántico, con facilidades para llegar a Sudáfrica, Brasil o China, por ejemplo. La fruta se trabaja en huertos específicos para cada mercado.

 

Atanasio Naranjo, un emprendedor transformador de la fruticultura extremeña
Atanasio Naranjo
es un emprendedor que ha cambiado la economía del sitio donde creció. Siendo pequeño a sus padres les adjudicaron terrenos de colonización y él mostró siempre interés por las tareas del campo y se propuso “dignificar la profesión de agricultor” de su padre, nos cuenta Jorge, uno de sus hijos. El primer capital de Atanasio Naranjo provino de la compraventa de fruta, a la que luego sumó la producción. Su amor por el conocimiento se refleja en la filosofía de la empresa, siendo cliente de las empresas más punteras en tecnología de acondicionamiento. Francisco Agudo Corbacho, el biólogo a cargo del almacén, ha trabajado codo con codo con los técnicos de empresas como Unitec, en la puesta a punto de sistemas de evaluación de calidad interior, azúcares, etc. Su formación transversal aporta una visión del proceso productivo enriquecedora. Los técnicos de Tany Nature participan constantemente en cursos y otras actividades formativas, en el convencimiento de la necesidad de una formación continua para todos los miembros del personal.

Los afiches provenientes de un concurso de lemas entre el personal del almacén, expuestos en una de las áreas comunes, muestran su implicación en los resultados de la empresa.

La fruticultura en Badajoz se basaba tradicionalmente en pera y manzana; la primera sucumbió a los embates del fuego bacteriano, Erwinia amylovora, y la manzana fue sobrepasada por el auge de la fruta de hueso. Atanasio Naranjo hizo de la ciruela su gran apuesta.


El almacén de confección
El almacén de confección tiene una capacidad de procesamiento de 750.000 toneladas al día. En los momentos de máxima llegan a trabajar 600 personas por turno. La planta cubre 40.000 metros cuadrados de los que 2.400 son un recinto separado para almacenar los envases para las 180 referencias que se trabajan.

El sistema frigorífico tiene capacidad para 8.000 toneladas; actualmente sobredimensionado, permite trabajar con saltos térmicos bajos, para evitar la desecación de la fruta. El escaso salto térmico permite que las pérdidas de peso sean inferiores al 1%.

A una de las plataformas de descarga llega fruta de pequeños agricultores, situados en un radio de unos 9 km, y otra zona adyacente recibe la fruta que viene en camiones refrigerados provenientes de fincas mayores. La zona donde llega esta fruta refrigerada está climatizada a 12ºC.

La fruta es evaluada a la entrada en almacén según sus características externas e internas y esto le da una “aptitud para mercado”, de lo que se encarga el laboratorio de calidad.

A la recepción de la mercancía se dispone de 4 túneles de pre-enfriamiento rápido por aire forzado para alcanzar la temperatura óptima de conservación lo antes posible y, a su vez, respetando los límites de tiempo para no afectar a la calidad organoléptica del fruto.

La fruta se precalibra antes de guardarla; en almacén permanece en promedio unas 24 horas (en un rango que va de un mínimo de 16 a un máximo de 48 horas).

La planta de precalibrado fue testada con frutos mecánicos para detectar puntos problemáticos que dañaran a la fruta.

Cuenta con un precalibrado de apoyo con el sistema de Unitec Plumvision, que se encarga de descartar todos aquellos frutos que no tienen actitud comercial y segmentar la fruta por distintos calibres.

Los criterios que usan para almacenar la fruta son calibre, azúcares y presión.

Para envasar el producto precalibrado se cuenta con otra instalación provista de 6 líneas. Dos calibradores de dos vías están destinados al producto delicado.

Para evaluara la calidad final, se hace con personas, en el momento del envasado.

El laboratorio de control de calidad, situado en el centro del almacén evalúa la fruta que se está procesando en todo momento, para velar por el cumplimiento de la calidad en base las especificaciones técnicas de los clientes y Gran Distribución.

La planta se rige por los criterios de gestión “lean manufacturing”, producción ajustada. Se trata de un flujo enfocado a entregar a los clientes un producto del máximo valor, utilizando los menores recursos, más ajustados, posibles. Al igual que se comentó en la gestión del almacén, el software para realizar esta gestión, así como otros necesarios para el funcionamiento del almacén, los prepara personal propio. También ocurre con la preparación para el comercio electrónico.

Un lugar central en el almacén lo ocupa el sitio donde se etiquetan la mercadería. Tienen sistemas de envasado en malla, flow pack, el crecientemente usado termosellado y tarrinas con producto convenience.


El futuro
Además de la adaptación continuada a las exigencias de los mercados y sus consumidores, Tany Nature presta atención a la modernización del comercio. El comercio electrónico es ya una realidad a la que hay que tener en cuenta.



Imágenes
1 - Uno de los afiches ganadores del concurso de lemas que se realiza con el personal de Tany Nature, refleja la filosofía de la empresa
2 - Vista general del almacén de confección
3 - Línea de precalibrado de apoyo
4 - Francisco Agudo, al fondo, de negro, en el laboratorio de control de calidad
5 - Participantes en el simposio POST 2018 durante la visita a las instalaciones de Tany Nature