BIBLIOTECA HORTICULTURA

BIBLIOTECA HORTICULTURA

Claves para la conservación del melocotón y nectarina en poscosecha

Claves para la conservación del melocotón y nectarina en poscosecha

Con la llegada del verano aumenta el consumo de frutas refrescantes y, además del melón y la sandía, la fruta de hueso es una de las más demandadas durante esta estación.

Estos tipos de frutas son muy apropiados para la llegada del calor porque poseen una gran capacidad de hidratación y son realmente beneficiosos para nuestro organismo, ya que su aporte de calorías es muy reducido y son una fuente de vitaminas y minerales.

Tanto los melocotones como las nectarinas son una elección perfecta para soportar los largos y calurosos días, se trata de las frutas más dulces pero menos calóricas que existen, porque prácticamente el 90% de su peso es agua. Asimismo no contienen grasas y la mayoría de los hidratos de carbono que tienen están presentes en forma de fructosa, además de contener fibra, vitaminas y minerales.


Particularidades del melocotón y nectarina en poscosecha
La fruta de hueso constituye el principal cultivo en España de frutas no cítricas y el aumento de exportación de fruta de hueso de origen español hacia nuevos mercados precisa la necesidad de un correcto tratamiento poscosecha que garantice la máxima calidad del producto.

A pesar de que presenta una rápida comercialización, se trata de un producto altamente perecedero y presenta una vida poscosecha muy corta. Sin embargo, el deseo de alargar el periodo de comercialización obliga a extender su vida poscosecha.

En el caso del melocotón y la nectarina, al ser organismos vivos, tras ser cosechados sufren modificaciones fisiológicas y procesos patológicos. Las frutas toman la energía de sus reservas y experimentan continuos cambios, por lo que es imprescindible frenar los procesos metabólicos.

Para conseguir una correcta manipulación del melocotón y nectarina en poscosecha, se deben tener en cuenta los siguientes factores:
- Grado de madurez: Recolectar la fruta en el punto óptimo de maduración, ya que el grado de madurez condiciona su capacidad de almacenamiento y calidad final.
- Daños físicos: La manipulación y transporte tiene que ser cuidadosa para prolongar la vida comercial de estos frutos. Asimismo según su grado de madurez y la temperatura de manejo afectarán en su superficie, cuanto más maduros están los frutos y más alta es la temperatura más susceptibles serán de sufrir rozaduras.
- Temperatura: Los melocotones pueden verse sometidos a altas temperaturas durante su recolección, por ello es importante controlar la temperatura en el campo. Una vez se recolecta es necesario una pre-refrigeración para enfriar los productos agrícolas y posteriormente mantener una temperatura adecuada y constante durante su conservación. En el caso del melocotón y la nectarina la temperatura óptima para su conservación es de 0º (±0,5 ºC), ya que en esas condiciones disminuyen el metabolismo de las frutas y la tasa de crecimiento microbiano, pero se controlan los daños por frío o por congelación.
- Alteraciones fúngicas: El melocotón es un fruto climatérico y tras el climaterio disminuye la resistencia a los ataques microbianos. Existen muchos factores que controlan el desarrollo de podredumbres como el grado de madurez en el momento de la recolección, la desinfección de las instalaciones, etc.
- Etileno: el etileno es una hormona vegetal directamente implicada en la maduración que acelera los cambios y la senescencia del fruto. El melocotón y la nectarina al ser frutos climatéricos son muy sensibles a los efectos del etileno, por ello para protegerlos en las cámaras de almacenamiento es necesario impedir la acumulación de etileno, lo que puede hacerse por simple ventilación o por eliminación química o física.
- Humedad relativa: La pérdida de agua tras la cosecha es un fenómeno inevitable en todos los productos vegetales, lo que se traduce en pérdida de peso, marchitamiento, texturas anómalas y disminución de la calidad. En el caso de los melocotones el marchitamiento se hace visible cuando ha perdido entre el 3 y 5% del peso inicial. Por ello, para prevenir esta deshidratación es necesario mantener el ambiente altamente húmedo (90-95%).
- Composición atmosférica: Se hace necesaria la manipulación de la composición gaseosa en la atmósfera de almacenamiento, con el fin de frenar la respiración y disminuir la producción de etileno, y así retrasar los procesos de maduración y senescencia.

Teniendo todos estos elementos en cuenta se conseguirá una conservación óptima de los frutos, lo que mantendrá su calidad y características tanto comerciales como organolépticas, nutritivas y sanitarias.


Deccopyr Pot, la mejor solución para tratar el melocotón y nectarina en poscosecha
Al igual que cualquier otro tipo de fruta, la fruta de hueso necesita una serie de cuidados tras su recolección en campo para asegurar su llegada en buenas condiciones hasta los puntos de venta. En DECCO IBÉRICA cuentan con diferentes tratamientos para el melocotón y nectarina en poscosecha que abarcan las diferentes fases desde la pre-cosecha hasta la post-recolección.

Son muy pocos los fungicidas post-cosecha autorizados para tratar el melocotón y nectarina en poscosecha, pero Decco da un paso al frente con el desarrollo de Deccopry Pot, el primer fungicida fumígeno para fruta de hueso que permite la aplicación de pirimetanil en ambientes cerrados como cámaras o contenedores protegiendo a la fruta sin la necesidad de pasar por líneas de tratamiento.

Entre su acción preventiva y curativa destaca por reducir la germinación de esporas, inhibir la extensión del tubo germinal y prevenir la expansión de la lesión por el bloqueo de la función lítica de hifas de infección. Asimismo es un fungicida de amplio espectro y minimiza las mermas que causan hongos comunes como:
- Monilia sp
- Penicillium sp
- Botrytis sp
- Alternaria sp
- Gloeosporium sp
- Colletotrichum sp
- Cercospora sp
- Cladosporium sp
- Mycosphaerella sp
- Venturia sp

Quizás te interese: Tratamientos para el mantenimiento de fruta de hueso en poscosecha

¿Por qué elegir Deccopyr Pot?
Además de todas las características y funcionalidades comentadas anteriormente, Deccopyr Pot destaca frente a otros fungicidas por:
- Amplio espectro: A diferencia de otros fungicidas, tiene un amplio rango de eficacia.
- Aplicación diferente: Tecnología fumígena que permite una excelente dispersión del producto.
- Homogeneidad: Análisis de residuos demuestran la homogeneidad en la aplicación, evitando así la aparición de resistencias.
- Combatir resistencias: Complemento a la aplicación de otros fungicidas de baño en el mercado. Idóneo para la lucha de resistencias.
- Bajo perfil toxicológico: Sin plazo de seguridad. LMRs con amplio margen.
- No genera aguas residuales.

De igual forma, en los ensayos oficiales realizados en laboratorios BPL se ha podido comprobar su eficacia tanto en frutas de hueso como de pepita, consiguiendo un 93% de eficacia en el control de la Monilia en la nectarina y un 86% en la ciruela “Black Diamond”.


Más información